Definiciones por abecedario.

D I C C I O N A R I O

Búsqueda personalizada



Definición de Seguros

Palabra: Seguros

SegurosDefinición: El contrato de seguro es aquel por el que el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado o a satisfacer un capital, una renta u otras prestaciones convenidas. El contratante o tomador del seguro, que puede coincidir o no con el asegurado, por su parte, hace periódicamente un pequeño pago, llamado prima, a cambio de evitar tener que afrontar un perjuicio económico mucho más grande, aunque menos probable.


Otra definición de Seguros:

Definición: « (Del lat. securus); adj. de dos terminaciones. 1. Libre y exento de peligro, daño o riesgo: este modelo de coche es uno de los más seguros de la nueva gama. 2. Cierto e indubitable: sólo hay una cosa segura en la vida: la muerte. 3. Firme, sólido, que no corre peligro de caerse: se mató al caerse de un andamio que no estaba seguro. 4. Desprevenido, ajeno a cualquier sospecha: iba yo bien segura por la calle cuando, de repente, me quitaron el bolso de un tirón. 5. (sust. m.) Seguridad, certeza, confianza: lo más probable es que salgamos hacia Cádiz el sábado por la mañana, pero no te puedo dar ningún seguro. 6. (sust. m.) Lugar libre de peligro: si conseguimos llegar al seguro antes de que anochezca, estamos salvados. 7. (sust. ... (7) [Derecho y Economía] Medio a través del cual se reparten los riesgos que afrontan las personas o las empresas. Los seguros son servicios que suministran compañías especializadas -empresas de seguros- que cobran a los asegurados una cantidad -la prima- a cambio de una compensación determinada en el caso de que ocurra un siniestro. El contrato por el que se establece un seguro resulta generalmente beneficioso para ambas partes: el asegurado escoge pagar al asegurador una suma mucho menor que el valor del bien que asegura, de modo de cubrirse ante la eventualidad de perder el bien por completo; obtiene así tranquilidad y se evita la necesidad de tener que mantener activos que le capacitarían para enfrentarse al costo del siniestro.